Diagnóstico y tratamiento del TDAH

avatdah_valladolidAsociación AVATDAH Valladolid te facilita información sobre el diagnóstico y tratamiento del TDAH

 

Diagnóstico en la infancia

El fracaso escolar, o bien un escaso rendimiento, genera un estado de frustración en familiares y maestros del afectado por TDAH que les lleva a adoptar medidas de presión hacia el niño en busca de un cambio en su comportamiento.

Es por eso que se precisa de un diagnóstico lo más pronto posible. Para poder diagnosticarlo certeramente se ha de realizar una evaluación completa y esto lo debe hacer un profesional de la sanidad, psiquiatrita o psicólogo.

El TDAH interfiere negativamente en la evolución de quien lo sufre, con repercusiones de cierta gravedad en la vida académica o laboral y en sus relaciones sociales y afectivas. Por ello, cuando los padres se observen los primeros síntomas, los padres deben cerciorarse de que no se trata de una situación pasajera por la que atraviesa el niño. Si se cumplen los criterios establecidos para el diagnostico, entonces se debe acudir al pediatra o requerir los servicios de un profesional solicitando la atención debida al caso.

Por su parte, los profesores pueden sospechar el TDAH en un alumno cuando observen conductas reiteradamente inatentas o problemáticas que no tengan otra causa. En tales supuestos, el colegio debería ponerse en contacto con los padres cuanto antes.

La creencia de que estas cosas son propias de la edad y se pasan con el tiempo pueden conducir a un diagnostico tardío, cuando el trastorno se ha complicado con otras anomalías.

Conocer las diferencias y causas de su conducta, permite canalizar y desarrollar un ambiente favorable, adecuando sus necesidades, para que los resultados reflejen su capacidad.

Los pacientes con este trastorno tienen problemas para regular su conducta, ya que pasa a la acción sin reflexión previa y la necesidad de que sus deseos sean atendidos de forma inmediata, en caso contrario, siente gran frustración y enfado.

Algunos niños presentan, ocasionalmente, conductas similares a las descritas. Por eso, para mayor certeza, se ha establecido que los síntomas descritos han de persistir durante más de 6 meses, presentarse en dos o más ambientes (casa, colegio y entorno social) y repercutir negativamente su vida diaria.

No hay prueba o test que permitan diagnosticar, por si solos, el TDAH. Se precisa una evaluación completa para llegar a un diagnostico acertado y estén debería efectuarlo un profesional conocedor del tema.

 

Tratamiento del TDAH

Ningún tratamiento cura automáticamente el TDAH. Los especialistas proponen una actuación completa, multidisciplinar, en la que intervengan distintos profesionales, o sobre todo si el niño sufre otros trastornos que coexisten o se relacionan con el TDAH, tales como: trastorno de aprendizaje (problemas de lectura, escritura, cálculo, coordinación motora), trastorno oposicionista desafiante (discutir constantemente, no seguir las reglas, molestar a los demás…), trastorno de ansiedad, del humor, u otros.

 

 

Actuaciones – terapia

  • Terapia conductual, para fomentar conductas positivas y armoniosas.
  • Técnicas para conseguir un pensamiento planificado.
  • Medicación, para reducir la inatención, la inquietud e impulsividad.
  • Refuerzo psicopedagógico, para adquirir estrategias de aprendizaje.
  • Formación a padres y maestros, para reconducir el trastorno en casa y en el colegio.